RSS

LOS COMPRADORES INTELIGENTES DE ARTICULOS ANTIGUOS SON COMPRADORES FELICES

Wednesday, Jul 20, 2011

LITTLE ROCK – Muchos arkansanos aman las antigüedades, y hasta a los compradores ocasionales de estos artículos les gusta pasar días de verano viajando por carreteras del estado en búsqueda de antigüedades.

La compra y venta de antigüedades y objetos de colección, después de todo, es un gran negocio. Como con cualquier gran negocio, sin embargo, se presentan posibilidades de fraude. La mejor manera de que los consumidores pueden asegurarse de que un artículo es auténtico y no una réplica o imitación, al entrar en las tiendas de antigüedades, es estar armados de conocimiento, así como de sus billeteras.

"Con cualquier compra importante, los consumidores deben saber lo que están comprando y lo que deben buscar a fin de sacar mayor provecho a su dinero, y la compra de antigüedades no es diferente", dijo el Procurador General Dustin McDaniel. Quien emitió esta alerta al consumidor para dar a los compradores de antigüedades ese conocimiento.

Para empezar, preste atención a los términos utilizados. De acuerdo con la Comisión Federal de Comercio:

- Una "antigüedad" es un artículo de por lo menos 100 años.
- Un artículo de "colección" es cualquier cosa que la gente colecciona. La edad del objeto de colección no es importante, salvo si es un artículo con etiqueta de colección de época o vintage. Un objeto de colección de época es un artículo de por lo menos 50 años de edad.
- Una "reproducción" es un artículo creado para parecerse al original, pero que no tiene ningún valor en el mundo de las antigüedades. Por ejemplo, se pueden fabricar muebles nuevos parecidos a los estilos del siglo 18, al igual que de la Reina Ana, Chippendale y Hepplewhite. Lo mismo puede decirse de la joyería de reproducciones de antigüedades -los artículos no son antiguos, sino que simplemente se fabrican en el estilo de un período determinado, como la época victoriana. Dependiendo de la calidad de los materiales y el proceso de fabricación, una reproducción puede ser costosa, pero no tan cara como el objeto original.
- También puede ver o escuchar el término "repro". La palabra “repro” no es la forma abreviada de la palabra reproducción. Algunas personas usan el término repro para describir un artículo nuevo que ha sido creado a propósito con la intención de engañar al comprador y venderlo al precio de la antigüedad real. En esencia, un repro es una falsificación. Por ejemplo, un comerciante sin escrúpulos, a sabiendas, pueden tratar de vender una lámpara Tiffany repro de una original.
- Las "Guías de precios" son libros llenos de información técnica sobre antigüedades específicas, historias breves, referencias, breves descripciones, fotos, y el promedio de precios al por menor. Los precios indicados pueden variar tomando en cuenta la condición del artículo o su popularidad en un lugar determinado (por ejemplo, una silla mecedora antigua puede ser más popular en cierta parte del país que en otra). Las guías de precios pueden ser generales o especializadas: algunas se ocupan de una amplia gama de antigüedades, desde muebles hasta cerámica. Otras se especializan en temas como la cerámica y la porcelana americana, arte oriental decorativa, muebles del movimiento Arts and Crafts, o vidrio prensado. Las guías de precios se actualizan constantemente. Asegúrese de consultar las últimas ediciones.
- "Catálogos de subastas", publicados por las casas de subastas, sugieren cuanto varía el precio de venta del precio que se pide. Obtenga un catálogo antes de realizar una compra, y pida recibir los "precios finales" de subasta, que detallan por cuanto realmente se vendieron lo artículos. Los productos valen lo que la gente está dispuesta a pagar por ellos. Los precios pueden subir rápidamente y dramáticamente durante una subasta.
Además, evite comprar una antigüedad por capricho. En su lugar, investigue los artículos que desea antes de comprarlos. Esto puede incluir la visita a tiendas de antigüedades, centros comerciales, y subastas, hablar con coleccionistas y comerciantes de buena reputación, y la lectura de las guías de precios, catálogos de subastas, libros y revistas sobre artículos que usted está interesado en comprar. Cuanto más sepa, menos probabilidades hay de comprar algo que no es lo que pensaba, o de que pague más de lo debido.

Cuando vaya de compras, haga preguntas:

- ¿Cuánto tiempo ha sido distribuidor?
- ¿Pertenece a alguna organización profesional, como asociaciones de concesionarios, asociaciones de evaluadores, u organizaciones relacionadas con determinados tipos de mercancía?
- ¿Está especializado en ciertos objetos? Distribuidores especializados pueden enseñarle mucho acerca de la diferencia entre antigüedades auténticas, reproducciones y falsificaciones.
- ¿Vende reproducciones? Si los distribuidores han mezclado reproducciones con antigüedades, las reproducciones deben estar claramente etiquetadas. Si no es así, tenga cuidado: algunas reproducciones están tan bien hechas que incluso los expertos pueden tener problemas para reconocer que lo son.
- ¿Cómo sabe que un artículo es auténtico y no una falsificación o reproducción?
- ¿Cómo determina el precio de un artículo?
- ¿Qué criterios utiliza para identificar el artículo?
- ¿Garantiza la autenticidad del objeto por escrito? Si el vendedor no está dispuesto a darle garantía, no descalifique la compra. Muchos distribuidores compran artículos sin tener certeza absoluta de su autenticidad, pero el precio debe reflejar eso.
- ¿Cuál es su política de devolución? Un comerciante de buena reputación debe estar de acuerdo, por escrito, en aceptar cualquier artículo que pudo estar mal descrito.
Cuando usted decide comprar un artículo, obtenga un recibo por escrito que incluya el nombre del vendedor, dirección y número de teléfono, fecha, una descripción completa del producto, incluyendo la edad, el origen, reparaciones o reemplazos, el precio que usted pagó, y forma de pago, y si el vendedor afirma que el artículo es auténtico, una garantía por escrito.
Si usted tiene un problema con un vendedor de antigüedades, en primer lugar trate de resolver la disputa directamente con el comerciante. Si el artículo fue comprado en un show de antigüedades, centro comercial o subasta, reporte al vendedor ante la gerencia. Asegúrese de actuar con rapidez. Algunas empresas no pueden asumir responsabilidad si no se queja en un plazo determinado.

El Departamento de Protección Pública de la Procuraduría General rara vez recibe quejas sobre prácticas de comercio de anticuarios, los consumidores de Arkansas que no pueden resolver una disputa con un vendedor pueden contactar al Departamento de Protección Pública de la Oficina del Procurador General al (501) 682-2341, (800) 482-8982 o www.ArkansasAG.gov.

También puede presentar una queja ante la Comisión Federal de Comercio. Aunque la FTC no interviene en disputas individuales, la información que usted provee puede indicar un patrón de violaciones de la ley que posiblemente requieren medidas de la Comisión. Para presentar una queja o para obtener información gratuita sobre temas de interés para el consumidor visite www. ftc.gov o llame de forma gratuita al 1-877-FTC-HELP (1-877-382-4357), TTY: 1-866-653-4261.

# # #

Staff Login